10
abr

Tratado de Cielos Abiertos: IBERIA

Escrito el 10 abril 2007 por Antonio López de Avila en Transporte Aéreo

Tras el paréntesis de la Semana Santa, y a la vista de las continuas noticias que aparecen al respecto en prensa nacional y extranjera, me gustaría continuar con el análisis de las consecuencias del Tratado de Cielos Abiertos.

Como comentaba, la firma del tratado tiene, entre otras consecuencias directas, la posibilidad de compras a ambos lados del Atlántico que llevarán a una mayor consolidación del sector aéreo en el mundo. En Europa ya estábamos asistiendo a la fusión de las grandes compañías (KLM-Air France, Lufthansa-Swiss) y de las llamadas “compañías de bandera” tan solo British Airways e Iberia han quedado, por ahora, fuera del juego.

Ahora parece que tanto British Airways como Lufthansa deben decidir finalmente si están interesadas en una fusión con IBERIA o no.

Si bien, Bristish parece la más complementaria para IBERIA, aún siendo accionista del 10% de la compañía, hay otros factores que tener en cuenta como puede ser la aprobación de la Comisión a la fusión de ambas compañías o los problemas que puedan surgir a la hora de integrar ambas organizaciones. No debemos olvidar que tras cada empresa hay un equipo humano.

En el caso de Lufthansa, hay que tener en cuenta, además, su pertenencia a Star Alliance, mientras que Iberia pertenece a “Oneworld”, y las evidentes complicaciones que surgen de este hecho: operativos y de gestión de los programas de fidelización.

Por otra parte, la especialización de IBERIA en el mercado Latino Americano es su valor más significativo, porque complementaría decisivamente tanto a British como a Lufthansa.

Pero IBERIA ha llegado a este momento con un vertiginoso ascenso de la aerolínea en Bolsa, apoyado en siete meses seguidos al alza y en los buenos resultados operativos y financieros de la compañía, prueba de una excelente dirección financiera. Esto la convierte en centro de atención no sólo de otras grandes compañías aéreas, sino también de otros “jugadores”, como el fondo de capital riesgo Texas Pacific Group, que ya está presente en otras aerolíneas.

Texas Pacific Group (TPG) se plantea lanzar una oferta pública por la aerolínea española Iberia por 4.000 millones de euros, lo que obligaría a la británica British Airways y otros interesados a realizar un movimiento rápido.

De hecho, Financial Times publicó el pasado 8 de abril que British ha designado a UBS para que le asesore en la operación y que está buscando socios que le ayuden en la operación. Este tipo de noticias ya han provocado que las acciones de Iberia encabecen las alzas en la Bolsa de Madrid (hasta un 8,8% en una jornada). En lo que va de mes han subido casi un 22% y en lo que va de año un 40,58%.

Y esto se podría repetir con otras compañías. La realidad de la necesidad de integrarse para ser más grandes, tener más capacidad de negociación, reducir costes y estar presentes en los principales mercados emisores hará que seamos testigos en los próximos años de alianzas, fusiones y adquisiciones de diversa índole, pero será siempre el mercado y el acierto en el proceso de integración que realicen los que determinen finalmente el éxito o fracaso de las mismas.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Dejar un Comentario

*

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle contenido relacionado con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí. Aceptar